¿Cómo saber si tengo depresión?

La depresión es una de las alteraciones psicológicas más comunes entre la población, y también una de las más peligrosas y dañinas si no se trata.

Por lo general, las personas que padecen en propias carnes este trastorno no tienen la energía o la motivación suficiente para intentar adoptar hábitos de vida que faciliten la recuperación, y por eso es muy importante contar con la asistencia psicológica de profesionales.

¿Qué es exactamente la depresión?

Es algo más que sentirse triste. Uno de los síntomas más frecuentes, es el estado de animo deprimido, y que suele aparecer junto con cualquier otro tipo de trastorno. Afectan a su capacidad para relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día, la tristeza se convierte en una enfermedad, que se conoce como depresión.

¿Cuáles son las causas de la depresión?

Las causas de la depresión son variadas, pero la bioquímica puede ayudar a explicar algunos casos. Las personas deprimidas muestran niveles muy altos de cortisol (una hormona) y de varios agentes químicos que actúan en el cerebro, como los neurotransmisores serotonina, dopamina y noradrenalina. Estos niveles pueden estar elevados por motivos hereditarios.

Explicaciones dadas al origen familiar de la depresión son que los niños reciban una visión triste del mundo por el comportamiento de sus padres, o crecer en un ambiente que no es totalmente enriquecedor.

Respecto a la depresión que no está causada por motivos familiares, las pérdidas emocionales muy profundas pueden causar cambios bioquímicos que impulsen la depresión. Estos cambios pueden provocar la enfermedad no de una forma inmediata, sino más adelante.

Otros factores pueden ser la pérdida de un trabajo, o la falta de capacidad de adaptación a determinados cambios. A pesar de que no se sabe exactamente qué provoca la depresión existen diversos factores identificados como los desequilibrios de los neurotransmisores del cerebro.

¿Cuales son los síntomas más comunes?

El estado de ánimo deprimido, y en niños y adolescentes puede ser irritable. Disminución acusada del interés o de la capacidad para el placer en todas o casi todas las actividades. Sumado a ello al menos tres de los siguientes: aumento o disminución del apetito y/o el peso, insomnio o hipersomnia, agitación o enlentecimiento psicomotor, fatiga o pérdida de energía, sentimientos de inutilidad o culpa, problemas de concentración o toma de decisiones, y en ocasiones ideas recurrentes de muerte o suicidio.

Estos síntomas tienen que interferir con el funcionamiento cotidiano, teniendo como duración superior de dos semanas.

Podemos tratar el bajo estado de ánimo, ayudando a la persona a sentirse mejor, y evitando que este estado se cronifique o se desarrolle desembocando en un trastorno depresivo.

¿Cuál es el tratamiento Psicológico adecuado?

La psicoterapia, sola o combinada con fármacos, han demostrado su eficacia en la depresión, tanto para el tratamiento como para prevenir recaídas. Las más utilizadas son:

  1. Terapia interpersonal: Se centra sobre todo en las dificultades de las relaciones interpersonales a fin de mejorar la comunicación, de incrementar los intereses sociales y restablecer la autoestima. 
  2. Terapia cognitiva: Destinada a modificar los pensamientos, creencias y actitudes negativas que acompañan a la depresión.
  3. Activación conductual: Su objetivo fundamental es la movilización del paciente a fin de incrementar las experiencias gratificantes.

Esperamos que te haya servido de ayuda. Puedes encontrar más artículos como este en nuestro blog o si tienes alguna duda o comentario puedes escribirnos a través del formulario de contacto que encontrarás a continuación o directamente en nuestro apartado de contacto, estaremos encantados de poder ayudarte.

Escríbenos un mensaje

Cuéntanos lo que necesites y te asesoraremos sin compromiso

Protección de datos

INFORMACIÓN LEGAL SOBRE EL FORMULARIO DE CONTACTO
RESPONSABLE: Centro Psicogoya | FINALIDAD PRINCIPAL: Atender y dar respuesta a su petición o consulta y mantener los contactos y relaciones que se produzcan como consecuencia de la misma. | LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. | DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal |DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. | INFORMACIÓN ADICIONAL: puedes consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y el Aviso legal.