¿Cómo superar un trauma?

Un Trauma es una “herida psicológica” que tiene dos componentes: El daño y la representación del daño, podemos decir que, un trauma, en general, es el resultado de lo que se percibió y no de lo que realmente pasó.

 

¿Cuáles son las causas más comunes que provocan un trauma?

La misma vivencia experimentada, puede ser traumática para algunos, pero no siempre lo será para otros. La peculiaridad que tienen es que rompen nuestro equilibrio psicológico. Algunas situaciones traumáticas que tienen un gran impacto emocional en la mayoría de las personas son el maltrato físico o psicológico, un accidente particularmente peligroso, los abusos, la muerte de una persona muy cercana y las enfermedades que dejan graves secuelas.

 

¿Qué sucede en nuestro cerebro cuando padecemos un trauma?

Estas vivencias traumáticas provocan una especie de cortocircuito emocional, porque no tenemos las herramientas psicológicas necesarias para lidiar con el problema, la parte emocional de nuestro cerebro da la señal de alarma y desconecta la parte racional.  En algunos casos esa desconexión es tan grande que el recuerdo se borra de la memoria consciente. Sin embargo, eso no significa que el trauma emocional desaparezca. Neurocientíficos de la Universidad de Harvard constataron que las huellas dolorosas se quedan grabadas en el cerebro, pero en una zona errónea.

 

¿Qué trastornos pueden ocasionarnos los traumas psicológicos, no resueltos?

Muchos problemas psicológicos que padecemos tienen origen en traumas emocionales que no logramos superar, y posteriormente pueden ocasionar diferentes trastornos que afectarán a nuestro desempeño y calidad de vida. Dentro las consecuencias más comunes encontramos:

Ansiedad. La ansiedad es un trastorno vinculado al miedo, por lo que es usual que después de un episodio traumático desarrolles una actitud hipervigilante y aprensiva que da paso a la ansiedad.

Depresión. Cuando el trauma es muy grande, puedes experimentar un profundo sentimiento de indefensión y desesperanza. Puedes perder la alegría y los motivos para vivir, por lo que podrías desarrollar un cuadro depresivo e incluso tener ideas suicidas.

Trastorno por estrés postraumático. El trauma se revive en forma de recuerdos angustiosos recurrentes e involuntarios que provocan un gran malestar. En algunos casos pueden aparecer reacciones disociativas en las que pierdes el contacto con la realidad y crees que los hechos traumáticos están ocurriendo realmente.

Aislamiento social. Debido al miedo a que vuelva a ocurrir un evento similar, es probable que poco a poco limites tus actividades sociales y te aísles.

Trastornos disociativos. La disociación es un síntoma claro de haber sufrido un trauma emocional, debido a que es una respuesta automática de nuestro cerebro para desconectarse del dolor.

 

 

¿Cuándo es necesario el tratamiento?

Es imprescindible el tratamiento psicológico del trauma, cuando las personas se encuentran atrapadas por el suceso sufrido, no recuperan sus constantes biológicas en relación con el sueño y el apetito, viven atormentadas con un sufrimiento constante, tienen dificultades para controlar sus emociones y sus pensamientos, se aíslan socialmente y se muestran incapaces de hacer frente a las exigencias de la vida cotidiana, adoptando a veces conductas contraproducentes (beber en exceso, comer más o menos de la cuenta, automedicarse, etc.).

¿Cómo se clasifican los síntomas de un trauma?

Aparecerán síntomas poco después del acontecimiento traumático, aunque a veces no surgirán hasta pasado un año.
Dichos síntomas los podemos agrupar en cuatro tipos: recuerdos intrusivos, evasión, cambios negativos en el pensamiento y en el estado de ánimo, y cambios en las reacciones emocionales y físicas.
1. Recuerdos intrusivos o revivir la situación involuntariamente como si estuvieras nuevamente en el momento impactante que nos ha dejado el trauma. Al pensar en lo sucedido, experimentamos de nuevo lo que hemos visto, el olor, lo que hemos escuchado y experimentamos sensaciones como cuando lo que nos ha dejado traumatizado (estrés, temblor, falta de respiración). O podemos tener pesadillas acerca del momento traumático o dormir inquieto.
2. La evitación es una de las características más comunes. Evitamos situaciones similares, lugares, actividades o personas que nos recuerden a la experiencia traumática para protegernos contra las emociones intensas.
3. Esquizoidismo. Bloqueo emocional ante lo que nos ha ocurrido y la adoptación de una postura fría ante la situación y sentirse emocionalmente insensible (indiferencia emocional).
4. Negación de la experiencia o no querer hablar sobre lo que paso. O tener problemas de memoria e incluso no recordar aspectos importantes del hecho traumático.

 

¿Cuál es la terapia más adecuada para el tratamiento psicológico del trauma?

La Psicoterapia y Terapia Cognitiva Conductual TCC (Exposición y Relajación). El tratamiento del trauma tiene como objetivo ayudar al paciente a salir del bucle de pensamiento o del bloqueo emocional y a encontrar maneras de poder reconducir el exceso de estimulación crónica que sufre.

 

 

 

¿Cuál es el plan de tratamiento?

El plan de tratamiento se debe plantear de forma escalonada según una jerarquía de necesidades.
1. Hacer frente a los síntomas más graves (insomnio, pesadillas, ansiedad intensa, humor depresivo, etc.). El paciente aprende a detectar los síntomas propios al trauma y recupera la sensación de control sobre la situación.

2. Abordar el núcleo del trauma (reexperimentación del suceso ocurrido, conductas de evitación y reacciones de sobresalto). Este abordaje terapéutico permite que el paciente experimenta que el recuerdo no tiene por qué ir acompañado de un pánico incontrolable, sino que puede ser revivido con total seguridad y sin peligro. Suele ser un proceso lento.

3. Regular las emociones, de recobrar la autoestima y de recuperar la confianza en las demás personas. Debemos poder seguir con la vida y la tarea de la psicoterapia es que una de las principales contribuciones de la inteligencia emocional consiste en aprender a relacionarnos de manera más inteligente con nuestro lastre emocional.

 

¿Qué conseguiremos al finalizar el tratamiento para el trauma?

1. Superar el trauma y retomar el control de tu vida.
2. Desarrollar nuevos recursos de afrontamiento que te permitan lidiar con futuras situaciones estresantes.
3. Adoptar una actitud más resiliente.
4. Aumentar la confianza en ti y en tus capacidades.

 

Esperamos que te haya servido de ayuda. Puedes encontrar más artículos como este en nuestro blogosi tienes alguna duda o comentario puedes escribirnos a través del formulario de contacto que encontrarás a continuación o directamente en nuestro apartado de contacto, estaremos encantados de poder ayudarte.

Escríbenos un mensaje

Cuéntanos lo que necesites y te asesoraremos sin compromiso

Protección de datos

INFORMACIÓN LEGAL SOBRE EL FORMULARIO DE CONTACTO
RESPONSABLE: Centro Psicogoya | FINALIDAD PRINCIPAL: Atender y dar respuesta a su petición o consulta y mantener los contactos y relaciones que se produzcan como consecuencia de la misma. | LEGITIMACIÓN: Consentimiento del interesado. | DESTINATARIOS: No se cederán datos a terceros, salvo autorización expresa u obligación legal |DERECHOS: Acceder, rectificar y suprimir los datos, portabilidad de los datos, limitación u oposición a su tratamiento, transparencia y derecho a no ser objeto de decisiones automatizadas. | INFORMACIÓN ADICIONAL: puedes consultar la información adicional y detallada sobre nuestra Política de Privacidad y el Aviso legal.